"Con eso basta. Estamos mirando la misma luna del mismo mundo. Estamos ligados a la realidad por la misma línea. Seguro. Sólo tengo que ir tirando de ella en silencio."

(Sputnik, mi amor - Haruki Murakami)


lunes, 10 de mayo de 2010

Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tu y yo, El mundo amarillo


Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tu y yo es la primera novela de Albert Espinosa. Guionista de Planta 4ª, Tu vida en 65", Va a ser que nadie es perfecto; director de No me pidas que te bese, porque te besaré; actor, autor y director de teatro; ha escrito también el ensayo El mundo amarillo; desde luego polifacético sin duda este chico. Nada más salir me llamó la atención en Círculo de lectores y leí El mundo amarillo, y la verdad es que me gustó mucho, por eso, en cuanto me enteré que había escrito una novela (gracias al blog de Sonia http://elrincondelibro.blogspot.com/) no dudé un segundo en leerla. En mi opinión este escritor, guionista, autor, director... en fin, este artista, tiene una gran sensibilidad. Diría que tiene una sensibilidad especial que sabe plasmar en sus libros y hacérnosla llegar sutilmente a través de sus palabras.

En El mundo amarillo se inventa una nueva relación que se encuentra entre el amor y la amistad. Personas con las que puedes dormir, acariciarte, sentir... no hace falta que sean tu pareja, son personas de las que disfrutar en todos los sentidos, y no necesariamente es algo sexual, simplemente es el mundo amarillo. Personas que se cruzan en tu vida, y que quizás tan sólo una mirada, una palabra, una canción a medias, te haga falta para entender que serán especiales en tu vida, que tal vez la cambien, y que las recordarás siempre. Una amarilla puede ser una amiga o una antigua amante, un familiar o quizás sólo hayas tenido una breve conversación con ella. No tiene porque ser cotidiana, pero sin duda estará presente. Creo recordar que puedes tener 23 amarillos en tu vida, así que hay que elegirlos con cuidado. Yo ya le regalé este libro a alguien que entendí que era una amarilla, así que sí, supongo que me caló este libro. Y aún me faltan amarillos por descubrir. ¿Quizás seas tú? Lo que está claro es que no se encuentran todos los días, es un trabajo a largo plazo, así que ¡espero que tengáis suerte en su búsqueda y deis con ellos!

En Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos tu y yo hay tantas cosas en tan pocas páginas... Tantas ideas en las que reflexionar una vez que cierras el libro... Sobre todo el final. Después del desarrollo del libro no podía ser otro. Te deja en plan, -claro, ¡que fuerte!- Entonces cierras el libro y piensas. En definitiva resulta una lectura amena y agradable, en la que aparecen muchas preguntas al aire que, por supuesto, no quiero revelar aquí, porque cada una tendrá que descubrirlas entre sus páginas. Merece la pena.

“Rompí a llorar. Me encanta esa expresión. No se dice rompí a comer o rompí a caminar. Rompes a llorar o a reír. Creo que vale la pena hacerse añicos por esos sentimientos.”

Yo también sentía algo extraño hacia ella. Aquella confianza que no debe surgir entre desconocidos pero que a veces existe y es más intensa que la que sientes por alguien que forma parte de tu entorno desde hace más de veinte años.

4 comentarios:

sonia dijo...

Me alegro mucho de que te haya gustado niña!! muchas gracias por nombrar el blog y dejar el link, todo un detallazo!!
Nos leemos!
Un besote gordo

Samara dijo...

Siempre un placer guapa. ¡Y gracias por leerme! Un besazo.

Bookworm dijo...

Veo que la frase "rompí a llorar..." nos ha calado a los lectores de esta original novela. Desde luego creo que vale la pena y hace poco vi la entrevista del autor con Buenafuente y me pareció un tipo la mar de majo. Habló bastante de la novela. Si no la viste la tienes en youtube.
Un besote guapa.

Samara dijo...

A mí me ha encantado esa frase!!! Siempre intento escoger las citas que me han dicho algo especial en cada libro.
Acabo de ver la entrevista, gracias por la información. ¡Qué chico más majo oye! No le había visto nunca en una entrevista.
Un beso! ¡Gracias por leerme!